Casa El Morral

Como dice nuestro lema: «Seguimos construyendo sueños». Y éste lo acabamos de terminar.

Empezó mucho antes, con la compra en el año 2011. Desde el primer momento nos cautivó. Es una casa con mucho encanto, singular y que emana historia por todos sus rincones.

Si hay algo que destaca y la hace singular, es la piedra de sus paredes. Por eso hemos elegido como logo de Casa El Morral la marca del cantero que dejó en el arco de la puerta de entrada a la casa.

Su ubicación es inmejorable, en la misma Plaza Mayor, pegada a la iglesia. Una de sus paredes, toda de piedra, es la de la iglesia. En la planta baja había una carnicería, de la cual nos queda la barra donde colgaban los corderos y sus elaboraciones. La hemos transformado en una percha que podrás utilizar. Su cuadra es ahora la cocina y por supuesto hemos conservado el pesebre. Limpiando y restaurando descubrimos la fecha de construcción de la casa incrustada en un madero: te invitamos a que la busques. Es una casa con mucha luz, podrás ver amanecer desde tu habitación y disfrutar del paisaje.

Si quieres ver con detalle las imágenes de la estancia, sólo tienes que poner el ratón encima del slider y pinchar encima de la foto que quieres ver.

SERVICIOS Y EQUIPAMIENTO

TELEVISION
wifi
vitroceramica
HORNO
nevera
MICROONDAS
BANOS CON DUCHA
lavadora
CALEFACCION
CUNA
TRONA
tostadora
chimenea
EXPRIMIDOR
cafetera
plancha
MENAJE Y ROPA DE CAMA
TOALLAS
SECADOR

DISPONIBILIDAD

morrallogo

    Fecha de entrada
    Fecha de salida

    ¿POR QUÉ EL MORRAL?

    Esta casa está dedicada a mis padres Jerónimo y Ester.

    Ese Morral está cargado de amor, familia, sacrificio, generosidad, tradiciones, jota y mucho amor por su pueblo que me inculcaron y forma parte de mi.

    Cada una de sus habitaciones tiene el nombre de una jota, que mi padre cantaba como nadie, autóctono dotado de una privilegiada voz. Formaba parte de su adn: cantaba jotas todos los días.

    PLANTA BAJA

    «Es al regreso del campo
    cuando la jota es más brava
    sabe a flores y a romero
    y al verdor de sus sembrados.»

    Cuando entres por la puerta verás que nada es igual, que todo tiene un porqué y una historia.

    Su puerta nueva pero sus clavos antiguos que perduran en el tiempo, pero también su cristalera para que entre luz y haga esa zona de estar alegre, cálida y luminosa.

    Todo el patio es un encanto: verás de frente su chimenea, disfrutarás del fuego en su banco antiguo que era de la casa, su arca en la que podrás encontrar juegos, su percha «la que transformamos de la carnicería».

    Al cruzar el arco de ladrillos pasarás a la cocina, antes era la cuadra y por eso hemos conservado su pesebre. Está dotada de todo lo necesario y conviven a la perfección sus muebles antiguos y las últimas tecnologías.

    Entrada de Casa el Morral

    SEGUNDA PLANTA. «LA MADRE»

    «Es el amor de la madre
    el amor de los amores
    amor que no miente nunca
    amor, amor, amor que no compra nadie.»

    Es una habitación cálida y entrañable, luminosa, podrás salir al balcón y casi tocar la plaza mayor.

    Su doble cama, su armario, su silla antiguos, sencillos pero perdurando en el tiempo. Su baño propio sencillo, elegante y singular pero con todo lo necesario.

    Casa El Morral - Primer piso

    VÍRGEN DE GRACIA

    «Virgen de Gracia te canto
    con devoción esta jota,
    estas en el arrabal
    y es patrona de La Mata.»

    Desde su ventana podrás ver nuestra ermita más antigua en la cual veneramos a nuestra patrona.

    Ideal para niños y jóvenes destaca su cabecero de forja y su espejo incrustado en la piedra. Su doble cama mezcla lo antiguo y lo moderno y siempre el blanco color de la casa.

    TERCERA PLANTA. «LOS PAJARITOS»

    TERCERA PLANTA.
    «LOS PAJARITOS»
    «Que al río vas a beber
    pajarito lisonjero
    ya te han cortado la rama
    que te solías poner.»

    Es una amplia habitación con su techo de madera abuhardillada, donde antes estaba el granero y el palomar. Hemos conservado los bebederos de porcelana que estaban y están metidos en la pared.

    Llena de luz y vistas podrás disfrutar de la salida del sol, sus montes, el estrecho y a lo lejos el muladar. Si miras por la ventana casi podrás tocar con la mano el campanico de la ermita, ver el pinar y todo el término de La Mata.

    Su cabecero de forja y su sillón antiguo combinan a la perfección con los otros muebles modernos. Su amplio baño te harán disfrutar de un lugar único.

    DISPONIBILIDAD

      Fecha de entrada
      Fecha de salida